April 25, 2018

Please reload

Recent Posts

Un dios de un solo ojo, dos cuervos y un caballo de ocho patas: conoce la historia de Odín, el padre de todos los dioses.

December 13, 2017

Puede que no te fijaras cuando paraste a preguntar al único autoestopista que caminaba en la carretera 864 con destino al cañón de Asbyrgi, pero a aquel hombre le seguían dos cuervos. Si hubiesen prestado atención, habrías sabido que él los llamaba Hugin y Munnin. Andaba con aire de no ir a ninguna parte y tras la capucha de la sudadera ocultaba que le faltaba uno de sus ojos. Te dijo que siguieras hacia delante y quiso contarte la historia de cuando en aquel cañón que es hoy Asbyrgi no había nada.

 

Aquel hombre tenía muchos nombres y durante los siglos ha tenido también muchas caras. Es conocido entre los dioses por vagar disfrazado de caminante, de autoestopista, de viajero. Lo han llamado de muchas formas: Wuotan, Wotan, Wodan. Puede que tú lo conozcas como Odín. Ésta es la historia de cuándo Odín cabalgaba las tierras de Islandia a lomos de su caballo de 8 patas. De cuando Islandia era conocida como Asgard y los dioses habitaban sus llanuras.

 

 

Tiempo atrás, Asgard era reinada por Odin y habitada por la tribu de los Aesir. Los Aesir eran dioses guerreros: Thor y Loki se hallaban entre ellos. Y Odín, el padre de todos, y origen de todas las historias que de ellos se conocen.

 

A Odin le gustaba vagar por el mundo para conocer las historias de los dioses, los gigantes y los hombres y es así como obtenía su sabiduría, vagando y observando. Fue así también como perdió su ojo. Cuenta la leyenda que andaba Odín bajo la apariencia de un viajero, tal y como cuando lo viste en la carretera 864 y no supiste que era él, cuando fue en busca del pozo que contenía todo el conocimiento del universo.

 

El pozo se hallaba en algún lugar de Jötunheim, la tierra de los gigantes, y estaba guardado por el gigante Mimir, o más bien por la que un día fue su cabeza. Dicen que aquél que bebiese de la fuente obtendría el conocimiento eterno y su sabiduría no tendría límites, es por esto que Odín estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por un pequeño sorbo de aquella fuente. Por eso no se lo pensó cuando Mimir le pidió uno de sus ojos. Odín lo arrancó con sus propias manos y pudo beber y desde aquel día su sabiduría no conoce límites.

 

Sleipner ya estaba allí cuando Odín perdió su ojo pero no siempre fue así. Apareció un poco más tarde de que los dioses terminaran de construir Asgard y todos los palacios que en Asgard había. Su nacimiento fue fruto de los engaños de Loki, que lo dio a luz en forma de yegua y se lo ofreció a Odin para que pudiera recorrer mares, cielos y tierras. Fue así como un día cabalgando las llanuras del norte de la isla, Sleipner dejó su huella creado el cañón de Asbyrgi, famoso por tener forma de herradura.

 

 Teniendo en cuenta que Asbyrgi mide más de 3 km de largo y uno de ancho, podría decirse que Sleipner medía varios kilómetros de alto y puede que Odín otros tantos.

 

Abre bien los ojos cuando conduzcas por las interminables carreteras de la antigua tierra de Asgard. Cualquier caminante puede ser él, cualquier caballo puede ser descendiente del grandioso Asbyrgi. Su historia te la contamos aquí:
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Search By Tags
Please reload

Archive
  • Instagram Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter - Grey Circle
  • Vimeo - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle

WE MAKE DOCCOS