April 25, 2018

Please reload

Recent Posts

Del aeropuerto a tu primer fantasma en menos de 30 minutos: conoce a Gunna, el polstergheist de Gunnuhver.

November 17, 2017

Has llegado a Islandia, bajas del avión, compras cerveza en el dutyfree, recoges el coche alquilado y empiezas a conducir. En menos de media hora te puedes plantar en medio de una tierra encantada, con columnas de humo, actividad geotérmica como para cocer un huevo, olor a azufre y fantasma incluido. Habrás llegado a Gunnuhver: el hogar de la encantadora Gunna.

Si tienes algo de suerte, y te toca un día despejado de nubes, ya desde el avión podrás ver la gran columna de humo que sale desde las entrañas de la península de Rejkyanes justo unos minutos antes de aterrizar. Si eres verdaderamente afortunado, solo alcanzarás a ver la columna. Si no lo eres, y tienes la desventura de divisar a Gunna desde las alturas, puede que tu viaje a Islandia no acabe como imaginabas.

 

Según la leyenda, en Gunnuhver, uno de los geiseres más conocidos de Islandia, habita el espíritu de Gunna, una mujer que, hace cientos de años, fue atormentada en vida por su malvado casero, tanto que decidió vengarse. Y no la culpo, ¿quién no ha querido vengarse de algún mal casero alguna vez? El caso es que Gunna llevó a cabo su venganza y no fue llenando su cerradura con silicona precisamente.

 

Cuenta la leyenda que, Gunna y Vilhjálmur Jónsson, uno de los mayores terratenientes de aquel tiempo, tuvieron una gran disputa que hizo que Gunna enloqueciera de ira. Si la disputa empezó por una subida de alquiler, una olla robada o una derrama inesperada no queda tan claro.

 

El tiempo pasó y Gunna murió sin haber podido llevar a cabo su venganza. Un día después de su funeral, el cuerpo de Vilhjálmur Jónsson apareció sin vida, azul y con todos los huesos rotos en la casa en la que habitaba con su mujer. Ese mismo día, cuando trasladaban el cadáver a la iglesia del pueblo, el espíritu enfurecido de Gunna apareció para llevarse el alma de Vilhjálmur al infierno. Pero no lo consiguió. Al día siguiente la mujer de Vilhjálmur apareció muerta en su casa. A partir de ahí, los días se sucedieron entre inexplicables muertes que fueron teniendo lugar en los alrededores de la granja donde Gunna solía vivir. Se rumoraba entre el vecindario que todo aquel que veía su espíritu acaba de la misma forma. La situación era insostenible, y a falta de Caza fantasmas, los habitantes de la zona llamaron a Erika, un cura de la zona especializado en actividades paranormales. Todo muy de serie de Netflix.

 

El plan que ideó Eríkur para dejar el espíritu de Gunna atrapado por siempre en el geiser no queda del todo claro. Algo que ver con una cuerda que de alguna manera ató a Gana y lanzó a la gran columna de humo que emerge de las profundidades de la península de Rejkyanes. Gunna quedó atrapada entre el vapor y la niebla. Condenada a una eternidad de viajeros que vienen y van con sus coches alquilados, que toman fotos para colgarlas en sus blogs y cuentas de Instagram.

 

 

 

En los últimos años se ha detectado un aumento en la actividad geotérmica de Gunnuhver, se dice que se ha vuelto más agresiva y que, cada vez con más frecuencia, se requieren trabajos de reforma para las plataformas desde la que se pueden observar las imponentes columnas de humo del geiser. ¿Estará Gana tratando de decirnos algo?

 

Treinta minutos del aeropuerto te separan de ella. Mantén tus ojos abiertos, Gunna se siente sola donde quiera que esté y parece que aún anda buscando compañía.

 

En el tercer episodio de La Guía Mitológica de Islandia te lo contamos todo para que puedas verlo con tus propios ojos:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Search By Tags
Please reload

Archive
  • Instagram Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter - Grey Circle
  • Vimeo - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle

WE MAKE DOCCOS